Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Terre d’Hermès Eau Intense Vetiver

Terre d’Hermès Eau Intense Vetiver

Puedes comprarlo AQUI.

Terre d’Hermès Eau Intense Vetiver

TERRE D’HERMES EAU INTENSE DE VETIVER

Creada en 2018 por Christine Nagel pertenece a la familia amaderada aromática con

NOTAS DE SALIDA: Bergamota, pomelo y limón.

NOTAS DE CORAZON: Geranio y pimienta de Sichuán.

NOTAS DE FONDO: Vetiver, amberwood, pachuli e incienso de olíbano (franquincienso).

Parte de salida con tonos cítricos intensos que se ven dominados por un poderoso pomelo al que se une un no menos intenso limón que va dando paso a a un ligero tono que recuerda a un ambientador de limón, se torna después algo cremoso y se empieza a tornar especiada, todo ello en los diez primeros minutos de vida. Poco después se incorpora un tono de geranio de base.

Rebasada la media hora va entrando un tono terroso y ese leve tono cremoso se va tornando resinoso acompañada de un suave tono cítrico y toques suaves de geranio, por encima una fina pimienta empolvada que no molesta, muy cálida y con clase.

Al llegar a la hora cada vez se percibe más resinosa gracias al franquincienso acompañado por los tonos de pimienta, matices terrosos de vetiver con tintes frescos y verdes y algo de cítricos aún al fondo.

El franquincienso o incienso de olíbano es una sustancia resinosa que se obtiene de un arbusto originario de Yemen que deja unos tonos resinosos, balsámicos, especiados y azucarados.

Más allá de la hora empiezan a percibirse los matices amaderados procedentes del amberwood o madera de parota, que refuerzan el aire boscoso de la fragancia y hacia las dos horas es el pachulí quien viene a dar más fuerza y consistencia al fondo de la fragancia con unos tonos vivos muy aromáticos. A las dos horas nos queda una fragancia netamente amaderada con un toque resinoso al fondo, húmeda y ligeramente verde de vetiver y pachuli suaves, como cabía de esperar a tenor de lo que nos ofrecía la original cuyo ADN original se mantiene en ésta, su fondo mantiene un ligero tono especiado y cítrico con matices resinosos. Es la representación de una travesía por un bosque húmedo pero más fresco que su antecesora.

En el tránsito hacia la tercera hora se va tornando un poquito más ahumada por el incremento de potencia del incienso. Este incienso se va erigiendo como nota dominante de aquí a la cuarta hora con un fondo suave amaderado en el que se percibe un vetiver my ligero acompañado por un poquito de pachuli y amberwood.

A partir de la cuarta hora se va superponiendo el vetiver al resto de notas hasta erigirse en nota dominante, el incienso baja de intensidad, el amberwood y el pachuli quedan al fondo y el resto de notas han desaparecido. El vetiver va cobrando más y más fuerza convirtiendo todo el conjunto en una fragancia fresca, alegre y con tonalidades muy luminosas. Su tono húmedo característico va acompañado de unos matices frescos ligeramente verdes y casi cítricos. Continua igual hasta las seis horas y media. A partir de aquí ya experimenta una fuerte caída de intensidad y se va a mantener ya bastante débil hasta el final de su vida sin variar nada su tono aromático, solo vetiver con un levísimo rastro de pachuli e incienso pegado a la piel.

Longevidad: Unas nueve a diez horas en mi piel con una proyección de un metro de salida para ir cayendo pasada la media hora y quedar reducida su proyección a unos 10 cm. De la piel  alrededor de la segunda hora y se va a mantener así hasta las seis horas que ya se pega totalmente a la piel.

Un flanker de Terre d’Hermes donde la creadora le da una vertiente diferente a la primigenia de Jean Claude Ellena convirtiéndola en una fragancia más versátil que abre sus alas a un mayor rango de edad, permitiendo su uso a personas más jóvenes, más fresca que la original llevándola hacia climas templados y cálidos, ideal para primavera, otoño y con buena utilización en verano. Básicamente para el día aunque se puede defender bien en noches cálidas. Mantiene el ADN de la original pero cede algo en personalidad, la percibo más genérica que la edt, mantiene los tonos masculinos y también en menos intensa. Cambia la naranja de la original por un limón que durante unos minutos deja un tono a ambientador que no me termina de convencer, luego avanza y toma unos tonos más agradables. Menos apta para el invierno que la edt y para vestimental semi formal o informal, casual, es menos elegante. Digamos que cambia personalidad y elegancia por frescura y versatilidad. Algo más de misterio en la original y más ligera la eau intense. Tú eliges.