Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Terre d’Hermès

TERRE
D’HERMES

Puedes comprarla AQUI.

Terre d’Hermès

TERRE D’HERMES

Creada por Jean Claude Ellena en 2006, fué galardonada en 2007 con el Fifi Awards a la mejor colonia del año. Perteneciente a la familia amaderada especiada.
Notas de salida: Naranja y pomelo.
Notas de corazón: Pimienta y pelargonio.
Notas de fondo: Pachuli, vetiver, cedro y benjuí.

Parte con una salida cítrica impresionante con un balance cítrico çacido y amargo precioso que a los cinco minutos se ha tornado cremosa, con ese contraste tan bonito ácido-cremoso-dulce. Ese tono a los diez minutos empieza a sentirse especiado por la aportación de la pimienta que en los siguientes sinutos se potencia algo más y hacia el cuarto de hora es el pelargonio quien se incorpora con unos tonos muy suaves y poco determinados, dejando un leve tono floral con matices ligeramente ácidos casi cítricos.
Alcanzada la media hora se empiezan a percibir ligeros tonos de pachuli, dejando un tono verde de fondo con matices terrosos y ligeramente dulces y se empieza a percibir un suave tono de Iso E Súper que, sin ser una nota declarada, va a estar muy presente en el desarrollo de la fragancia.
Los cítricos van perdiendo presencia y a la hora de vida comienza a asomar el cedro. Esta nota va a situarse en pocos minutos como un tono importante en la intensidad de la fragancia en este tránsito de la primera a la segunda hora. Rebasada la hora, los tonos más perceptibles son el pachui, el cedro, un tono intermedio de Iso E Súper y al fondo, la pimienta con un leve tono cítrico muy débil ya.
A partir de la segunda hora se percibe la fragancia cada vez más amaderada con una mezcla de las notas que traía anteriormente donde el Iso E Súper nos aporta unos tonos intensos muy cercanos al cedro. Estas son las únicas notas que se perciben ya en este intervalo de tiempo. Rebasadas las dos horas y media, se empieza a percibir algún ligero matiz de vetiver.
A partir de la tercera hora va cobrando protagonismo ese vetiver que potencia los tonos verdes y terrosos dejándonos la imágen de un bosque húmedo y con matives luminosos y alegres. Unos tonos brillantes y frescos, a bosque con la tierra mojada por la lluvia y matices casi cítricos y apoyado en el pachuli, se perciben unos ligeros matices dulces de fondo. Su principal acompañante va a ser este pachuli. y por debajo unos tonos suaves de cedro e Iso E Súper que presentan algo menos de intensidad en este punto.
El tránsito de la tercera a la cuarta hora supone el desarrollo total del vetiver y su espectáculo olfativo.
Al llegar a la cuarta hora el vetiver pierde parte de su intensidad para equilibrarse con el pachuli que vuelve a percibirse con algo más de nitidez dejando las otras dos notas, el cedro y el Iso E Súper, ya muy al fondo.
A partir de la quinta hora nos llegan los primeros acordes de benjuí, una nota dulce y resinosa que nos va a acompañar hasta el final de la fragancia. Esos matices se complementan de forma espectacular con los del vetiver y el pachuli, que nos sigue acompañando al fondo de la fragancia.
Rebasada la sexta hora, el vetiver cede ya en su intensidad dejando al pachuli al frente de la fragancia con el benjuí, que se va adueñando de la fragancia. El pachuli va a ir cediendo en el discurrir del tiempo dejando todo el protagonismo al benjuí y se va a situar al fondo de la fragancia junto al resto de vetiver que aún queda.
A partir de la séptima hora, el pachuli queda muy débil al fondo y se vuelve a percibir de nuevo el Iso E Súper, se refuerza algo el vetiver mientras el benjuí cede algo su intensidad. Desde la sexta hora se viene produciendo un vaivén de notas que se va acusando más ahora donde se produce un juego de intensidades de las notas, que van subiendo y bajando alternativamente en cuanto a su percepción.
Así vamos a llegar a la novena hora, y de la novena a la décima horas solo se percibe benjuí y vetiver que se van percibiendo cada vez más suaves según se va debilitando la fragancia hasta su desaparición. De la décima hora hasta el final sólo se percibe un rastro débil de vetiver, benjuí y un poquito de pachuli que se ha vuelto a percibir al ceder las otras notas.
Una fragancia que nos deja una longevidad que varía según la estación en que la utilicemos: en mi piel unas doce horas con temperaturas superiores a los 30ºC y con menores temperaturas llega a alcanzar algo más (alrededor de las 14 horas en mi caso).
Su proyección de salida supera los dos metros y se queda a ras de piel alcanzadas las tres horas de vida.
Ideal para cualquier clima, se trata de una fragancia muy versátil tanto para el dia como para la noche, si bien en verano su rendimiento baja un poco. Elegante y con clase, esta fragancia es ideal para vestimenta formal y semiformal, para edades superiores a los 30 años principalmente y con un carácter muy sexy, gran generadora de cumplidos que gusta mucho a las mujeres, quienes gustan también de usarla pese a tener un carácter cargado más del lado masculino. Su precio, aunque un poquito alto, no es excesivo comparado con otras fragancias de su nivel de calidad. Una fragancia magnífica que es una digna merecedora de ocupar un espacio en cualquier colección de perfumes.