Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Sauvage Elixir Dior

Sauvage Elixir Dior
Sauvage Elixir Dior

SAUVAGE ELIXIR DIOR

Notas de Salida son canela, nuez moscada, cardamomo y toronja (pomelo);

la Nota de Corazón es lavanda;

las Notas de Fondo son sándalo, regaliz, ámbar, pachulí y vetiver de Haití.

De salida parte con un pomelo ligeramente cremoso envuelto en una nube de especias donde la canela, la nuez moscada y el cardamomo conforman una mezcla densa, oscura, empolvada y con reminiscencias de aroma de barbería. También a esto contribuye una excelsa lavanda que se abre paso entre tanta especia a partir de los diez minutos aproximadamente, que es cuando empieza a destacar aunque ya se podían percibir antes sus matices. Desde aquí hasta llegar a la primera hora es un período evolutivo de estas notas, variando sus intensidades de manera que la lavanda se va erigiendo en nota dominante mientras las especias se ubican en la parte baja, aún con buena intensidad. Rebasada esta primera hora, van a asomar ligeros matices que nos traen el adn propio de las fragancias Sauvage, un tono jabonoso, más luminoso que se suele asociar con el ambroxán, aunque no es exactamente así, pero en el caso de esta fragancia el ambroxán no viene listado entre sus notas y es simplemente porque no lo lleva. Consultadas fuentes próximas a Dior, en realidad en esta ocasión han prescindido de la nota de ambroxán como tal pero con algo de trampa, ya que se han empleado diversos elementos en su formulación que ofrecen unos resultados muy próximos al mismo, obteniendo una tonalidad parecida.

Con la expansión de la lavanda y la recesión de las especias llegamos a la segunda hora de vida, punto donde empieza a entrar en juego el tono amaderado del sándalo que abre una nueva vertiente en la fragancia. Los tonos empolvados van cediendo cada vez más mientras la madera va en ascenso ubicándose al nivel de la lavanda que, más allá de la tercera hora, relaja su presencia hasta quedar en un segundo plano y siempre por debajo esos leves matices jabonosos.

De la tercera a la cuarta hora el sándalo domina la fragancia en términos similares a los ofrecidos hasta ahora y llegados a la cuarta, asoman ligeros tonos de regaliz y la fragancia empieza a tornarse ambarada. El ámbar va subiendo poco a poco aportando sus tonos dulces y cremosos, aterciopelados que van relevando en intensidad al sándalo que queda en un segundo nivel mientras que las especias y la lavanda ya son historia. Sigue ese ligero fondo “tipo ambroxán”.

Más allá de las cuatro horas y media ya se empieza a percibir el pachuli, que empieza a reforzar los tonos amaderados, dejando matices ligeramente dulces que complementan a los del ámbar.

De la quinta hora en adelante dominio ámbar-pachuli con tonos amaderados de fondo.

De la quinta a la sexta hora se va incorporando el vetiver. Se mantienen los mismos tonos pero ahora con un ligero fondo más luminoso y fresco.

La fragancia ya está pegada a la piel pero se sigue percibiendo bien al acercar la nariz.

Rebasada la sexta hora el vetiver se eleva con fuerza situándose a la altura del ámbar y el pachuli y hacia la séptima hora tenemos la caída de intensidad del ámbar dejando arriba ese dúo vetiver-pachuli y al fondo el ámbar.

Sigue avanzando con estos tonos decreciendo poco a poco la intensidad del vetiver que, rebasada la octava hora tiende ya a desaparecer al igual que el ámbar, apenas se percibe ya y en poco tiempo también desaparece llegando a la novena hora el pachuli solo. De aquí en adelante van decreciendo paulatinamente hasta su desaparición.

Una fragancia de muy buen rendimiento, en mi piel alcanza una longevidad en torno a las 16 horas con una proyección de salida de dos metros aproximadamente que se ve reducida a la mitad al cabo de una hora para llegar a la segunda hora proyectando como medio metro, desde aquí va decreciendo hasta quedar hacia las dos horas y media a unos 20 cm. de la piel y así se mantiene hasta la sexta hora en que ya queda a ras de piel totalmente. Muy buen rendimiento para esta nueva fragancia de Dior que si bien es muy bueno en comparación con otras fragancias, no es para poner el grito en el cielo siendo una Sauvage. Yo poseo un frasco de la edt original y no le queda a la zaga a ésta e incluso en proyección la supera. Para mi gusto personal, la mejor es la edt original, mucho más rica en matices, menos cítrica que la actual pero más intensa y jabonosa con unos tonos limpios espectaculares y un tono de cedro que recuerda mucho a los lápices recién afilados del colegio, a mi nariz es una fragancia que resulta muy adictiva y no es vano es una fragancia que ha sido de las más aclamadas y éxito de ventas en los últimos años. La mayoría de sus detractores se agarran al hecho de ser muy masificadas pero desde luego que cualquier marca, si algo quiere de sus fragancias, es que digan que están masificadas. Es el síntoma inequívoco del buen producto y de su reconocimiento a nivel de ventas.

Elixir no me provoca ese efecto adictivo como la edt, la veo más próxima a la eau de parfum, ya que ambas poseen una proyección más recortada que la edt, que las supera en este aspecto y son ambas más enfocadas a los climas templados y fríos y de preferencia a la noche, mientras la edt es la más versátil de todas, tanto a nivel de estaciones de uso como de franja horaria. La edt se puede llevar en cualquier estación, de dia o de noche, admite vestimenta formal, semiformal, casual… y para cualquier edad, mientras esta elixir se circunscribe más a otoño e invierno y preferentemente de noche, de corte más maduro yo la ubicaría de 35 en adelante. Un fougère de corte ochentero que no es indicado para los más jóvenes y comparado con otros fougère de la época, no destaca especialmente. Es la fragancia que creo que utilizaría el Conde Drácula en una fiesta… bromas aparte, me parece una estupenda fragancia pero creo que no merece tanto hype y es una creación digna de Dior pero con un precio demasiado elevado. El frasco de 60 ml cuesta alrededor de 100€, el doble que su versión edt y me parece excesivo ya que su rendimiento, pese a llamarlo elixir, es el de un buen eau de parfum y no es superior al de la citada edt.

Cuando fui a probarlo a la perfumería iba con la idea de comprarlo, pero visto lo que ofrece, opté por elegir dos excelentes fragancias que me costaron ambas lo mismo que me hubiese costado esta elixir: Acqua di Parma Essenza de 50ml y Drakkar Noir de Guy Laroche de 100 ml, fragancia que comparte muchos matices con esta elixir y que cuesta menos de la tercera parte de ella.

Conclusión: si no posees ninguna Sauvage, me parece una buena opción de compra si quieres una versión más madura y oscura que las anteriores. Si ya posees alguna de las versiones anteriores, yo optaría por otras alternativas. Nos encontramos con una de las mejores fragancias lanzadas este 2021 pero que no supera desde mi punto de vista a sus hermanas. Buena creación de François Demachy una vez más pero más o menos a la altura de las anteriores.