Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Prada L’homme intense

Prada L’homme intense

Puedes comprarla AQUI.

Prada L’homme intense

Daniela Roche Andrier creó esta bellísima fragancia para la casa Prada que vió la luz en 2017, al igual que su hermana Prada L’homme L’eau y como continuación de la propuesta original Prada L’homme lanzada en 2016.

Esta línea de fragancias discurre bajo la directriz que marca la nota de iris. Si bien esta nota es quien marca la línea sobre la que van a discurrir las tres fragancias, tanto la versión clásica como la l’eau mantienen una línea bastante similar con un tono de iris común, fresco, luminoso, refinado, alegre y fresco con un tono a limpio encantador, con un conjunto de notas que engloba a ambas en la familia amaderada chipre mientras que esta versión Intense adopta una personalidad diferente encuadrándose en la familia oriental amaderada. El iris de Intense se desmarca del carácter de la nota que ofrecen sus hermanas para moverse en unos tonos más empolvados, oscuros, con el típico olor a maquillaje, a lápiz labial, tan característico de fragancias como Dior Homme Parfum o Dior Homme Intense e incluso próximo a Valentino Uomo. Si bien las fragancias difieren unas de otras en cuanto a su conjunto olfativo, si que el matiz de su iris se acerca más a estas fragancias.

Sus notas principales son: SALIDA, iris como única nota. CORAZON, ámbar y pachuli y como notas de FONDO, haba tonka, cuero y sándalo.

Parte con un intensísimo iris empolvado, con esos tonos mencionados a maquillaje que nos recuerda a las fragancias de Dior como digo, pero pasados unos minutos deja entrever en su fondo reminiscencias de su origen Prada con un toque más fino y luminoso que lo deja a caballo entre ambos tipos de iris y con estos tonos va a discurrir durante unos diez minutos punto en el que esos tonos atalcados, empolvados e intensos de iris van a experimentar una variación hacia tonos cremosos, ligeramente dulces y aterciopelados síntoma inequívoco de la aparición de la nota de ámbar que ya se incorpora. Este dúo de notas alcanza la primera hora de vida de la fragancia y, una vez rebasada, empieza a sentirse el influjo de la nota de pachuli que nos va a dejar leves tonos amaderados, húmedos y terrosos que se van a hacer más patentes al llegar a la hora y media.

Es al llegar a la segunda hora cuando este pachuli comienza a dejar algún matiz dulce a los ya presentes que van a reforzar a los tonos del ámbar. Poco después se comienza a percibir la nota de cuero de forma suave al fondo. Sigue con esta misma evolución de notas hasta llegar a la tercera hora en que empieza a percibirse algo más acuerada, el iris pierde algo de intensidad y baja de nivel en cuanto a influencia dentro del conjunto olfativo. Desde aquí el ámbar y el pachuli van a ser las notas más perceptibles con el iris situándose al fondo. Con estos mismos tonos llega a la cuarta hora donde lo más destacable es la perceptible pérdida de intensidad quedando reducida notablemente su proyección que de salida se situaba en torno al metro y medio a dos metros y ahora baja a unos 30 cm. El cuero se siente un poquito más pero aún no es destacable.

A la quinta hora llegamos con tonos amaderados de sándalo que emergen entre el cuero que ahora sí que ya es más notorio y el pachuli que también se muestra poderoso. El ámbar queda en un nivel intermedio mientras el iris es poco perceptible ya. Al fondo empieza a asomar un poquito de haba tonka que va tornando poco a poco algo más dulce la fragancia.

Avanzando hacia la sexta hora el haba tonka comienza a lucir en todo su esplendor provocando que la proyección de la fragancia repunte un poco de nuevo hasta unos 50 cm. aproximadamente y se va a mantener ahí un buen rato, hasta la sexta hora que es cuando empieza un lento declive de la fragancia. Aquí nos queda una fragancia dominada por los tonos dulces del haba tonka, un tono intermedio amaderado de sándalo y pachuli con un fondo de cuero más algún resto leve de ámbar. El iris ha dejado de percibirse ya. Con estos tonos hemos llegado a la séptima hora.

Alcanzada la octava hora, sigue la fragancia con tonos de haba tonka, pachuli y sándalo dominando y un poquito de ámbar. El cuero ya prácticamente ha dejado de percibirse.

A partir de aquí todas las notas se van debilitando considerablemente y solo nos va a quedar la nota de haba tonka hasta el final como una película que protege nuestra piel.

Esta deliciosa fragancia nos va a deleitar con una longevidad que en el caso de mi piel alcanza sin problema las 24 horas con esa película dulce pegada a mi piel ( os recuerdo que mi piel es muy agradecida a los perfumes, en especial a los tonos dulces y me duran muchísimo, a muchos de vosotros os durará algo menos). Su proyección de salida se sitúa en torno al metro y medio a dos metros y va cediendo intensidad para llegar a la segunda hora con aproximadamente medio metro hasta la cuarta hora y ahí baja hasta unos 30 cm. que luego repunta con el haba tonka al medio metro nuevamente para iniciar después un declive hasta ras de piel alrededor de la octava hora. Fragancia muy elegante, refinada, con mucha clase, ideal para salidas nocturnas o eventos especiales, reuniones importantes, citas, etc. Ideal para climas frescos y frios (otoño e invierno). Aunque desenvuelve bien tanto en el día como en la noche, yo personalmente la veo un poquito más nocturna. Para edades a partir de unos 25 – 30 años en adelante. Próxima en tonalidades a Dior Homme Parfum, nos ofrece algo menos de presencia que ella pero más versatilidad. Generadora de múltiples cumplidos, muy unisex aunque algo más masculina que femenina, es una fragancia que crea una burbuja peligrosa a nuestro alrededor que engancha a quien entra en ella. Una deliciosa opción de compra.

AROMAS Y PERFUMES. 19/01/2021.