Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Oscar de la Renta pour Lui

Oscar de la Renta pour Lui


Puedes comprarla AQUI.

Oscar de la Renta pour Lui

OSCAR DE LA RENTA POUR LUI

NOTAS DE SALIDA: ALDEHÍDOS, ALCARAVEA, BAYAS DE ENEBRO, LAVANDA, GALBANO, ALBAHACA, SALVIA, ANIS Y BERGAMOTA.
NOTAS DE CORAZON: VIOLETA PERSA, CLAVEL, PACHULI, CANELA, VETIVER, CEDRO Y GERANIO.
NOTAS DE FONDO: LADANO, CUERO, SANDALO, ALMIZCLE Y MUSGO DE ROBLE.

Lanzada en 1980 englobada en la familia cuero, hoy en día su cuero no es una nota definitoria de su carácter, para mí, lo que huelo es más fougère que cuero. Sus reformulaciones nos han dejado una fragancia menos intensa y menos acuerada. Sus características originales que yo no conocí personalmente, pero que he leído en múltiples ocasiones, y a través de comentarios que me habéis hecho llegar, son historia del pasado. Hoy en día ese cuero ruso que muchos relatábais que dominaba de principio a fin la fragancia, ha quedado en un cuero suave de fondo. En mi frasco lo que percibo es una fragancia muy aromática con un ligero fondo cítrico de bergamota que se torna muy cremoso durante un corto espacio de tiempo. Se va tornando empolvada pasados unos minutos por efecto de la expansión de la nota de lavanda que se torna muy intensa y dominadora de esta primera fase de la fragancia. Un anís muy nítido y unos matices jabonosos. Tonos de musgo de roble. Todo ello envuelto por los aldehídos: para quienes no conozcan el efecto de los aldehídos, éstos están formados por moléculas sintéticas que pueden aportar múltiples matices a gusto del creador, pueden ser avainillados, lo que daría explicación a ese tono cremoso que adopta la bergamota, pueden ser de canela en ocasiones, de lirio de los valles, de rosa,etc. lo que hace un poco complicado determinar con claridad qué matices corresponden a cada nota o a los aldehídos, ya que estas moléculas pueden interpretarse de diferente forma en cada nariz. Lo que sí está claro es que poseen la función de aportar cuerpo y longevidad a la fragancia.
Al cuarto de hora se ha asentado la salida de la fragancia dejando unos matices dominantes jabonosos y cremosos, con lavanda, algo de bergamota y un tono especiado de alcaravea y unos suaves tonos de anís, complementados por debajo con tonos leves alcanforados de salvia, un poco de bayas de enebro con ligeros matices próximos al olor del aguarrás y con un tono especiado que le proporciona la alcaravea, una especia de olor parecido al comino y un olor verde casi balsámico del gálbano. Hasta este momento, ni rastro en mi nariz del cuero que decían de salida.
Proyección de salida en torno a un metro que se va difuminando para llegar bastante reducida a la media hora y quedarse al alcanzar la hora en unos 20-30 cm.
Su longevidad, aunque es una fragancia que va a discurrir muy a ras de piel durante casi toda su vida útil, va a superar las 10 horas en mi piel, si bien pasada la cuarta hora hay que tocar la piel con la nariz para disfrutarla.

Alcanzada la media hora es cuando los tonos acuerados se dejan percibir con claridad y van colocándose en la parte alta de intensidades olfativas en este momento de la fragancia, pero no es un cuero poderoso, envuelto en tonos cremosos y jabonosos. Estos tonos de jabón me hacen dudar si su procedencia es de los aldehidos o de la presencia temprana del almizcle. Me inclino más a pensar que proviene de los primeros. Poco a poco se va observando la aparición de tonos florales, violeta y clavel en principio, aunque la violeta en menos notoria y se pierde antes, siendo el clavel la nota floral más persistente. Escasa proyección de la fragancia que ya ha descendido por debajo del medio metro.

Llegados a la primera hora, nos encontramos la presencia de tonos amaderados procedentes del cedro. Domina el cuero con suaves tonos florales de fondo, esos tonos de madera y matices de canela. En este punto ya se ha convertido en una fragancia para distancias cortas debido a su escasa proyección no más allá de unos 30 cm.

A la hora y media el protagonista es el vetiver quien se va apoderando del peso de la fragancia compartiendolo con el cuero. Tenemos el dúo cuero-vetiver y canela por debajo con un leve tono floral. Durante toda la vida de la fragancia vamos a experimentar continuos vaivenes de ráfagas jabonosas, lo que deja un aire a limpio siempre muy agradable.

A partir de la segunda hora empieza a aparecer el pachulí, se aprecia un tono algo más dulce, terroso y amaderado que va tomando cuerpo y al llegar a la tercera hora lo más notorio es el dúo pachuli-vetiver, el cuero ha bajado al fondo y nos queda un fondo con un ligero tono floral, amaderado y acuerado con un leve toque de canela aún. No se percibe tan jabonosa pero sí limpia.

A partir de la cuarta hora cobra protagonismo el cedro, en el trasiego de la tercera a la cuarta hora se han quedado la mayoria de notas por el camino quedando con una presencia reseñable el cedro, algo de cuero al fondo, pachuli y vetiver que ha quedado también relegado a la parte baja de la fragancia. De aquí en adelante se empieza a percibir un leve tono dulce que con el paso de los minutos se va tornando más intenso envolviendo la fragancia hasta el punto de llegar a las cuatro horas y media como nota dominante: se trata del ládano, un aroma exquisito avainillado con el cedro acompañando. Aproximándose a la quinta hora se percibe la nota de sándalo, que viene a dar más persistencia a los tonos amaderados.

A partir de la quinta hora se percibe más nítida la nota de almizcle que deja un tono de piel limpia con maderas y un puntito dulce suave. Y así se presenta igual en la sexta hora con la combinación ládano, sándalo y almizcle.

Aproximándose a la séptima hora empieza a asomar el musgo de roble, pero su evolución va a ser muy lenta, y próximos a la novena hora domina el almizcle sobre el ládano y el sándalo.

A partir de la novena hora ya se impone el musgo de roble de forma clara con toques amaderados y almizclados y un fondo dulce de ládano.

A las 10 horas sigue igual, dominio del musgo de roble con las mismas notas de fondo, y a partir de aquí ya empieza a decaer poco a poco hasta apagarse totalmente entre las 11 y 12 horas en mi piel.

Una fragancia que si bien tiene una buena longevidad, ésta es muy pegada a la piel. Parte con una proyección de un metro a metro y medio aproximadamente la primera media hora, luego decae rapidamente hasta quedar a medio metro al llegar a la hora y a partir de ahí decae hasta quedar a unos 20-30 cm donde aguanta hasta la cuarta hora para quedarse ya a ras de piel. Su desaparición en mi piel se produce entre las 11 y 12 horas.

Una fragancia limpia, elegante, con clase y clásica con una salida a colonia ochentera, en casa me dicen que de salida huele a viejo y luego se asienta y mantiene una madurez más equilibrada. No es para jóvenes, ideal para personas maduras, de 40 en adelante, adaptable a climas templados y frios, tanto para dia como para noche y vestimenta formal, semiformal y casual. Lo bueno de esta fragancia es su precio: alrededor de unos 18€ el frasco de 90 ml. y lo malo es que se ha dejado por el camino buena parte de la potencia de la que hacía gala. Mi batch, pese a comprarlo recientemente, viene etiquetado en noviembre de 2007. Es masculina y no la veo generadora de muchos cumplidos pese a que siempre va a quedar bien.