Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Loewe 7 Cobalt

Loewe 7 Cobalt

LOEWE 7 COBALT

LOEWE 7 COBALT

Lanzada al mercado en 2021 nos ofrece un aroma fresco y reconocible pero con personalidad propia. En su pirámide olfativa presenta unas NOTAS DE SALIDA de grosellas negras y salvia, unas NOTAS DE CORAZON de pimienta rosa, incienso y clavos de olor y unas NOTAS DE FONDO de vetiver y haba tonka.

Su salida es afrutada y con matices ácidos y ligeramente cítricos gracias a las grosellas negras y a los cinco minutos cobra una notable presencia la nota de salvia que, si bien habia aparecido poco antes de forma tímida, va elevando su presencia desarrollando una mayor intensidad a partir de este momento. Se equilibra con el nivel de intensidad de la salvia y es al llegar hacia el cuarto de hora cuando se convierte en nota dominante con sus matices empolvados, muy aromáticos y va dejando en segundo lugar a las notas afrutadas. A partir de este cuarto de hora hace acto de presencia la nota de incienso que ofrece matices suaves y un carácter menos dulce que sus hermanas Loewe 7 y Anonimo, dejando unos tonos más secos, más oscuro y que combina muy bien con los tonos de la grosella y que va a durar la mayor parte de la vida de la fragancia. La pimienta rosa va apareciendo también en esta fase y se va complementando muy bien con la salvia. Se va elevando a lo más alto junto a la salvia y en segundo plano quedan el incienso y las grosellas. Desde los veinte minutos se viene observando un giro en los matices de la salvia tornándose más jabonosa y limpia dando la sensación de que aparece algo de almizcle, pero creo que en realidad se trata de una variedad de la salvia que es la esclarea que está presente en esta fragancia y que posee estos matices almizclados. Hasta los cuarenta minutos la salvia sigue siendo la nota más persistente pero con la pimienta casi a la par con el resto de notas algo por debajo. Alcanzada la hora de vida, la pimienta rosa domina sobre el resto de notas y el incienso cobra fuerza también, las grosellas negras van desapareciendo ya y queda la salvia más al fondo. En este tránsito hacia la segunda hora aparece la nuez moscada dejando unos tonos ligeramente alcanforados variando los matices especiados a la vez que los potencia. El resto de notas permanecen invariables y es de la segunda a la tercera hora cuando se experimenta una variación olfativa tornándose la fragancia más amaderada, síntoma inequívoco de la llegada del vetiver. Su entrada es suave como el resto de notas, que evolucionan muy suavemente salvo la pimienta rosa que ha entrado algo más fuerte. De la tercera a la cuarta hora los tonos especiados ceden algo de intensidad dejando paso a la eclosión de los tonos de incienso que toman el peso de la fragancia, los tonos especiados siguen perdiendo fuerza y la salvia ya va siendo muy leve al fondo mientras el vetiver va cobrando fuerza que se hace patente llegados a la cuarta hora. De la cuarta a la quinta hora se produce una transición en el carácter de la fragancia pasando de la oscuridad del incienso a la luminosidad del vetiver, que va ofreciendo sus tonos verdes, húmedos y terrosos junto a su toque amaderado. El vetiver se va imponiendo mientras el incienso va quedando relegado a un segundo plano. Rebasada la quinta hora las especias han desaparecido. Se mantiene el dúo vetiver incienso y según avanzamos hacia la sexta hora percibimos un suave tono dulce por la incorporación del haba tonka, una nota suave, nada pesada como en otras fragancias, con un carácter bastante discreto. Llegados a la sexta hora se convierte esta nota de haba tonka en nota dominante con el vetiver. Este dúo camina de la mano hacia la séptima hora. El incienso ha quedado ya muy al fondo y el dúo dominante se va a mantener hasta casi el final. A partir de la séptima hora el vetiver se mantiene en un tono intermedio hasta que, llegados a la octava hora el haba tonka cede intensidad y se vuelve a fundir con el vetiver quedando un tono uniforme muy agradable hasta el final. El incienso a partir de la octava hora se ha perdido y ese tono de vetiver y tonka se mantiene hasta alcanzar alrededor de unas doce horas en que desaparece finalmente la fragancia.

Su longevidad es bastante buena, como digo unas doce horas en mi piel, de la octava a la duodécima bastante débil pero se mantiene ahí.

Su proyección de salida se sitúa en torno a los dos metros decayendo hasta ras de piel entre la cuarta y la quinta hora.

Fragancia fresca y fácil de llevar, aromas que quizá sea en parte reconocible, pudiendo haberlo olido en otras fragancia pero con un matiz de incienso que la hace diferente al resto y que le confiere su toque de personalidad propia. Ideal para primavera y verano, queda bien tanto en dia como en noche, va muy bien con un traje, en ambientes donde haya que ir un poco arreglado si bien no es especialmente necesaria esa vestimenta pues es bastante versátil pudiendo funcionar muy bien con atuendo semi formal o casual. Tiene un puntito de elegancia pero no es demasiado elegante, es muy abierta en ese sentido, ideal para salir con amigos, para una cita, como fragancia firma para el dia a dia, válida para cualquier edad haciendo gala de esa gran versatilidad y utilizable también en otoño pero en estas estaciones más frías quedan mejor sus hermanas Loewe 7 y Loewe 7 Anonimo. Una fragancia ligeramente unisex, algo más hacia lo masculino, pero utilizable por ambos sexos. Más ligera y discreta que sus hermanas, pero muy llevable y que considero una de las mejores fragancias que se han presentado en este 2021. Su precio se ubica en torno a unos 65€/100 ml., un precio ligeramente alto pero que, para los precios en que se mueve Loewe, está bastante aceptable. Una buena fragancia que merece la pena probar.