Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Loewe 7 Anonimo

Loewe 7 Anonimo
Loewe 7 anonimo

Puedes comprarla AQUI. (50 ML.) o (100 ML.)

LOEWE 7 ANONIMO

Lanzada al mercado en 2.016 pertenece a la familia cuero para hombre, se trata de un eau de parfum creado por Loewe bajo la dirección de Emilio Valeros. Parte con unas notas de salida de bayas de pimienta roja e incienso. Unas notas de corazón de benjuí, vetiver y cuero y unas notas de fondo de ládano y sándalo.

Parte con unas salida intensa de pimienta que se mezcla con el incienso y debido a su intensidad empolva toda la mezcla. A los cinco minutos recibe el aporte de la nota de cuero creándose una mezcla densa, intensa y oscura. El cuero con la pimienta, gobiernan esta primera fase de la fragancia hasta la primera hora con el incienso por debajo complementando. A la hora aparece la nota de benjuí que aporta un tono resinoso casi dulce que aporta un ligero acento luminoso al conjunto. Va a ser una nota de acompañamiento que redondea en segundo plano. A las dos horas aparece el vetiver, que sigue dando más luminosidad a la fragancia de manera que ya no se percibe tan oscura. Le aporta un ligero tono más verdoso y húmedo con tintes amaderados mientras el cuero y la pimienta bajan de intensidad. El cuero va tendiendo a desaparecer mientras la pimienta permanece con algo menos de intensidad pero se mantiene junto al incienso. Desde aquí se percibe que ya baja bastante la proyección.

De las dos horas en adelante el cuero y la pimienta se perciben ya muy al fondo, tremendamente débiles mientras el vetiver y el benjuí son los que gobiernan la fragancia con un incienso suave detrás. Al llegar a las tres horas aparece el sándalo dando un aporte amaderado y el ládano con un toque dulce. El cuero y la pimienta han desaparecido, el benjuí, el vetiver y el incienso se mantienen por debajo y apoyan los tonos dulces y amaderados. Desde aquí es una fragancia totalmente diferente que ha abandonado la oscuridad y la nocturnidad iniciales para tornarse más luminosa y diurna. El ládano aún es débil y el sándalo sale más poderoso. Todas las notas son suaves y se perciben de vez en cuando ráfagas que van y vienen de cuero e incienso muy débiles.

Rebasadas ya esas tres horas el rumbo de la fragancia lo dirigen el sándalo con toques de benjuí y el vetiver. Algún reflejo suave de ládano e incienso aún se pueden percibir. Más allá de las tres horas y media el ládano despierta de su letargo y empieza a convetirse en nota dominante con el sándalo. Las demás notas se van desvaneciendo hasta desaparecer.

A las cuatro horas el ládano se mantiene en la parte alta de la fragancia mientras el sándalo acompaña y se muestra de vez en cuando algún rebrote de incienso.

Llegados a la quinta hora empieza a potenciarse el sándalo sobre el ládano que se va debilitando hasta desaparecer a las cinco horas y media aproximadamente quedando solo el sándalo hasta el final de su vida útil.

Una fragancia que en mi piel presenta una longevidad de alrededor de 12 horas, proyección de un metro y medio a dos metros en su primera hora de vida, para ir decayendo a partir de la media hora y llegar a la primera hora proyectando alrededor de medio metro. De la primera a la segunda hora va decayendo lentamente para llegar a la segunda hora proyectando alrededor de unos 20-30 cm. y así se va a mantener unas cuatro horas más.

Una fragancia que considero más nocturna que diurna, presenta sus dos primeras horas un carácter netamente nocturno para ir aclarándose a partir de ahí, que es cuando puede admitir un uso diurno más claramente. Para vestimenta formal, semi formal o casual, ideal para climas frescos y fríos. Para edades no muy jóvenes, a quienes resultara poco cómoda yo lo ubicaría próxima a la treintena en adelante.

Un perfume de diseñador con calidad nicho totalmente recomendable.