Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

L’eau d’Issey

L’EAU D’ISSEY – ISSEY MIYAKE

Eau de toilette lanzado al mercado en 1994. La Nariz detrás de esta fragrancia es Jacques Cavallier. Familia amaderada acuática.
SALIDA: mandarina y yuzu (limón japonés)
CORAZON: Nenúfar, nuez moscada y canela.
FONDO: sándalo, vetiver y ámbar de tabaco.

L’eau d’Issey – Issey Miyake

Puedes comprarlo AQUI (NOTINO).

L’eau d’Issey – Issey Miyake

Su salida es muy cítrica dominada por el limón y el yuzu apoyados en los tonos de hierba luisa y cilantro y un fondo que a mí personalmente me recuerda un poco al alquitrán que procede del azafrán y matices resinosos. Los tonos iniciales se mantienen durante el primer cuarto de hora y a partir de ahí varían hacia tonos más verdes, aromáticos y dulces, llegando a la media hora con dominio verde aromático dulzón y fondo cítrico y metálico.
Esa salida ofrece 15 minutos muy intensos a partir de los cuales se asienta y baja algo de intensidad. Su salida cítrica y aromática es persistente y penetrante, algo punzante y densa.
Avanzando hacia la hora se van imponiendo los tonos alcanforados de la salvia, el toque alquitranado del azafrán, tonos acanelados, muy especiados y un fondo dulce y empolvado procedente del nenúfar, un aroma refrescante y delicado, de carácter acuático y con notas dulces y frutales. Los cítricos ya desaparecen.
A las dos horas toma un fondo ligeramente dulce, picante, bastante especiado y algo floral. Se va tornando poco a poco ambarada y queda su proyección reducida a ras de piel aunque con buen tono aún.
En su trayecto hacia la tercera hora va tomando matices amaderados suaves manteniendo el fondo especiado y dulce. Se va imponiendo el vetiver y algo de sándalo.
Avanzando hacia la cuarta hora sigue manteniendo ese carácter amaderado, especiado y con fondo suave de tonos alquitranados ya débiles que se envuelven en tonos dulces y ambarados suaves. El vetiver se deja percibir en un tono no muy pronunciado pero perceptible aún entre tonos limpios y jabonosos suaves también.
Mantiene los tonos de aquí en adelante con la única variación de la aportanción de un leve tono de tabaco más perceptibles entre la sexta y la séptima horas, dominino de vetiver y sándalo con fondo ligeramente ambarado y acordes de tabaco, las especias se diluyen hasta desaparecer.
Alcanzando la octava hora ya las notas amaderadas van desapareciendo y solo nos queda el tono dulce amabarado con ligeros rasgos tenues de tabaco. Más allá solo queda ámbar hasta desaparecer en torno a las 12 horas.
Longevidad: 12 horas, Proyección: De metro y medio a dos metros de salida que mantiene unos 15 minutos para ir bajando y quedar a ras de piel rebasadas las dos horas.
Aroma intenso con tonos ciertamente elegantes gracias a sus maderas y es una fragancia que tiene mucha personalidad por esos tonos alquitranados que la hacen diferente dentro del mundo de los cítricos. Su fondo dulce la hace muy agradable y acogedora en contraposición a su primera fase punzante y penetrante. Pese a presentar una versión para hombre y otra para mujer, ésta se puede considerar cidertamente unisex aunque de carácter más masculino por sus notas. Para climas templados y cálidos de primavera y verano, válida tanto para el dia como la noche y muy buena como fragancia firma para cualquier entorno, vale tanto para ir elegante como informal, una reunión o una cita, una salida entre amigos o asistir a la universidad. Bastante versátil en ese sentido. Buen rango de edad, aunque la veo mejor a partir de unos 25 años. No es una gran generadora de cumplidos, pero puede recibirlos de vez en cuando. Pese a ser una fragancia con 27 años en el mercado no ofrece rasgos de fragancia antigua ni mucho menos, su aroma se mantiene bastante actual.
Es una fragancia punzante, silvestre, salvaje si abusamos del spray y llega a saturar, utilizada con moderación es casi adictiva.
Actualmente su precio es bastante moderado y el envase de 75 ml. me costó 29,95€.
Fragancia muy recomendable.