Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

La Yuqawam, Rasasi

La Yuqawam, Rasasi

Puedes comprarla AQUI.

La Yuqawam, Rasasi

LA YUQAWAM – RASASI

Perfume de la familia Oriental para hombres, creada en 2.012 por la casa RASASI presenta unas notas de salida de tomillo, azafrán y frambuesa. Unas notas de corazón de jazmín, abrótano e incienso de olíbano (franquincienso) y notas de fondo de cuero, gamuza, ámbar y notas amaderadas.

Abre con un cuero muy intenso sobre el que se despliegan notas de tomillo, azafrán y frambuesa, siendo el tomillo y la frambuesa las notas más perceptibles por debajo de la nota dominante de cuero, unas notas que adornan al cuero con ese tono afrutado fresco y casi dulce que contrasta con la nota principal y con un tono ligeramente aromático de tomillo. Un cuero rudo, seco, de tipo ruso en proceso de curtido con tonos alquitranados (se denomina cuero ruso a la nota que se inspira en el fuerte olor de las botas militares que se utilizaban en el ejército ruso y que se curtían con alquitrán de abedul dotándolas de ese olor tan intenso y agudo) que al llegar a la hora se intensifica aún más y abandona la compañía de los tonos de salida para acompañarse de un incienso suave con un jazmín casi inapreciable y un leve tono alimonado de abrótano, también poco perceptible. Aquí las notas que dirigen el curso de la fragancia son el cuero y el incienso por debajo.

Al llegar a las tres horas aproximadamente estos tonos también van cediendo, desaparecen el jazmín y el abrótano manteniéndose algo más el incienso y se percibe el tono de gamuza (un tono acuerado suave denominado cuero español en honor a las pieles que se curtían en España en el siglo XVI con la esencia de hierbas, flores y frutas, civeta y almizcle), un tono a piel suave.

A la cuarta hora se incorporan los primeros compases de ámbar que empiezan a hacerse potentes a partir de la quinta hora se explayan haciendo percibir un soplo de frescura entre tanta aspereza dejando un ligerísimo acento dulce, donde el cuero ha perdido algo de fuerza pero se sigue percibiendo como la nota más punzante del conjunto y se percibe entremezclada entre los ligeros tonos de incienso que aún quedan, un poco de gamuza y ámbar.
De aquí a la sexta hora aparecen las notas amaderadas. Se conforma un olor denso y y algo más agradable que al llegar a las seis horas deja más patente la presencia de maderas percibiendo un tono a maderas resinosas fruto de la mezcla de esas notas amaderadas y el cuero con un fondo de gamuza y ámbar, percibiéndose un ligero matiz dulce de fondo. Desde aquí y hasta la octava hora se va a producir el paulatino debilitamiento de notas para llegar a la octava hora con unos claros tonos amaderados con un ligero tono de cuero y ámbar al fondo. Este tono de cuero se suaviza de tal manera que parece integrado como un matiz de la madera y el ámbar y ese conjunto con un tono sumamente rico y agradable, ya tenue, se prolonga en piel durante muchas horas más cediendo intensidad paulatinamente hasta desaparecer, algo que ocurre en mi piel alcanzadas las 22 horas de vida.

Un auténtico monstruo de la longevidad, de esas 22 horas, las últimas 10 muy pegado a la piel y cada vez más débil.

Proyecta de salida más allá de los dos metros que alcanzada la primera hora va reduciéndose, a las dos horas ha bajado ya por debajo del metro y va paulatinamente rebajando para llegar a las cuatro horas a unos 50 cm y a las seis horas baja su proyección a unos 15-20 centímetros para ir quedando poco después ya a ras de piel. Una fragancia muy intensa que no admite dobleces, requiere personalidad para llevarla, vestimenta formal o semiformal y una edad ya rebasando los 30 en adelante, no es para jóvenes. No la veo mucho con ropa casual, y nada con sport. Otoño e invierno, cuanto más frío mejor, y más noche que día aunque es posible llevarla en situaciones especiales de día también, pero su hábitat natural es la oscuridad. Con esta fragancia vas a destacar y te van a percibir antes de llegar, no podrás pasar inadvertido y no es una fragancia para buscar cumplidos, sino para marcar territorio y mostrar poder.

Quienes conocen Tuscan Leather, de Tom Ford, dicen que son tremendamente parecidas, ésta un poquito más dulce, lo que es de agradecer. Yo no conozco la de Tom Ford y me hago eco de comentarios de quienes han usado ambas. Considero que es una fragancia de una calidad inconmensurable, áspera, ruda, tremendamente masculina, de macho alfa sin lugar a dudas.
Fabricada en Dubai (Emiratos Arabes Unidos) en envase de 75 ml. cuesta alrededor de 70-80€.