Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Jaïpur homme Boucheron

Jaïpur homme edt Boucheron

Puedes comprarla AQUI. (Versión eau de toilette)

Versión eau de parfum, AQUI.

JAIPUR POUR HOMME – BOUCHERON         

Lanzada al mercado en 1.998 por la casa Boucheron y creada por la nariz Annick Menardo de la familia oriental especiada.

Notas de salida: Clavo y bergamota.

Notas de corazón: Canela, nuez moscada y violeta.

Notas de fondo: Ambar y vainilla.

Parte con una salida cítrica cremosa que al instante se une el tono especiado del clavo de olor que empieza a especiar la fragancia desde sus inicios dejando un tono alcanforado, maduro y casi vintage al primer impacto. Es una especia con un aroma próximo al cardamomo pero con un componente picante que las diferencia y unos tonos que le dan un aire más maduro a la fragancia. Esta mezcla especiada cítrica se torna cremosa de fondo y presenta un tono ligeramente dulce cada vez más perceptible según van pasando los minutos y una vez que se relaja el impacto tan intenso del clavo. A partir de los 15 minutos se hace ostensible la incorporación de la canela junto a ese tono dulce de fondo ya sin cítricos. Según se aproxima a la media hora nos deja percibir algunos matices empolvados y ligeramente jabonosos en este punto donde la canela se va imponiendo al clavo y se incorpora la nuez moscada, que le aporta un tono especiado diferente al clavo, más fresco menos picante y ligeramente empolvado a la vez que más aromático. Este tono se va haciendo más patente según avanza hacia la hora debido a que se ha ido incorporando la nota de violeta.

Alcanzada la hora de vida la nota de violeta se ha ido potenciando y, sin ser una nota dominante, brinda el apoyo al tono de canela y de nuez moscada  aportando un punto ligeramente dulce, empolvado, penetrante y adictivo con una curiosa característica: dicen que adormece el olfato y disminuye su capacidad olfativa.

La conjunción de estas notas nos deja una fragancia especiada, empolvada, ligeramente jabonosa y con un toque dulce de fondo.

Entre la hora y la hora y media el ámbar empieza a suavizar los tonos especiados, baja un poco la intensidad de la fragancia y la torna más dulce y aterciopelada dejando unos leves matices avainillados, la violeta va cediendo y se debilita hasta desaparecer antes de las dos horas. Al llegar a esa segunda hora mantiene los tonos de canela y especiado de nuez moscada y todo ello envuelto por el tono de ámbar que va subiendo los tonos dulces y avainillados que nos aporta.

A partir de aquí la fragancia empieza a perder poco a poco potencia, los tonos aromáticos se asientan y permanecen sin cambios significativos hasta la cuarta hora. La proyección se ha debilitado bastante, al llegar a las tres horas y media se percibe sensiblemente más pegada a la piel, quedando su proyección a las 3 horas y media en unos 15cm.

Avanzando hacia la cuarta hora aparece  la vainilla que va poco a poco cobrando intensidad mezclándose con el ámbar que también traía tonos avainillados conformando un bloque homogéneo ambas notas siempre apoyadas bajo un fondo especiado, aquí la canela va perdiendo mucho y va a desaparecer en poco tiempo.

Rebasada la cuarta hora, la vainilla se situa como la nota principal y los tonos especiados  van desapareciendo. A las cuatro horas y media ya solo queda ámbar y vainilla. Este dúo se va a mantener hasta la sexta hora que es cuando el ámbar desaparece totalmente y queda sola la vainilla hasta el final.

De salida proyecta en torno al metro y medio aproximadamente la primera hora y media, punto a partir del cuál se percibe un descenso de intensidad quedando reducida esa proyección en cierta medida hasta las dos horas, digamos que se reduce más o menos a la mitad. A partir de esta segunda hora se vuelve a experimentar otra bajada de intensidad quedando de la segunda a la quinta horas proyectando como a medio metro hasta, una vez rebasada esa quinta hora, ir bajando a ras de piel donde permanece perfectamente perceptible alcanzar unas 20 horas en mi piel con 2 sprays en el punto de análisis.

Una fragancia que tiene el mismo aroma tanto en su versión edt  como en la edp. Las diferencias que yo percibo entre ambas estriba en que la edt la percibo algo más cargada en los tonos cítricos de salida y se expande más inicialmente lo que le otorga una mayor proyección, hecho que a la hora y media se iguala con la edp y a partir de ahí, la edp quizá proyecta un poquito más manteniéndose algo más en el tiempo. En cuanto a longevidad son dos monstruos. En el caso de la edp no he podido comprobar su longevidad pero por referencias tengo entendido que dura un poquito más pero sin grandes diferencias. Al llevar más concentración la edp, esto repercute en un comportamiento que le confiere un carácter más aterciopelado, más denso y envolvente a la vez que más formal y nocturno. La edp la circunscribiría más a los climas frios y preferentemente más nocturnos y a ambientes más formales mientras que la edt es más versátil, más amplia en cuanto a épocas de uso, la veo bien en primavera, otoño e invierno tanto en el día como en la noche. Ambas son muy elegantes, con mucha clase y un aroma oriental que dice la casa Boucheron está inspirada en los antiguos palacios de la India, sus tonos especiados y dulces dan a pensar que es así. Una de las fragancias clásicas orientales especiadas por excelencia que para mí es una de las referencias más importantes en este ámbito junto a Opium y Egoiste (aunque Egoiste no se considere Oriental pero sí especiada). Calidad impresionante y generadora de muchos cumplidos con ese aire cálido, sexy y elegante que la convierte en una fragancia muy conquistadora. Desde mi punto de vista muy unisex, queda bien tanto a hombres como a mujeres.

Mi batch es de Julio de 2017.