Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Huberta de Kelsey Berwin vs Shuhrah de Rasasi

Shuhrah de Rasasi

Puedes comprarla en BRASTY pinchando AQUI.

Huberta de Kelsey Berwin

Puedes comprarla en NOTINO pinchando AQUI.

Comparativa Huberta vs Shuhrah

Huberta de Kelsey Berwin es una fragancia de la familia olfativa Amaderada aromática para Hombres. Huberta se lanzó en 2014. Las Notas de Salida son fresia, notas florales dulces y lavanda; las Notas de Corazón son rosa y lirio de los valles (muguete); las Notas de Fondo son madera de gaiac, madera de oud, cedro, sándalo y pachulí.

Shuhrah Pour Homme de Rasasi es una fragancia de la familia olfativa Amaderada Aromática para Hombres. Las Notas de Salida son hojas de tomatera, fresia y rosa; las Notas de Corazón son rosa, sándalo, jazmín y cedro; las Notas de Fondo son madera de oud, cuero, almizcle, musgo de roble y ámbar.

Son dos fragancias poderosas con un aroma muy peculiar y poco visto en otras fragancias pero curiosamente, en el caso de estas dos, tienen bastantes similitudes. Su salida contiene rasgos muy similares por la nota de Fresia que es poderosa y notoria, estos primeros minutos nos hacen pensar en su gran parecido de salida pero en un corto espacio de tiempo empezamos a observar como van distanciando sus conceptos. Al cabo de unos diez minutos son totalmente diferentes si bien mantienen un claro nexo de unión que siempre va a dejar un parecido razonable pero, mientras Huberta hace un ejercicio de potencia elevando sus notas a niveles muy altos, Shuhrah hace un giro hacia una concepción olfativa más refinada. Huberta de salida nos deja una Fresia mezclada con una potentísima lavanda atosigantes, empolvadas hasta la oscuridad, como una tormenta en el desierto y un ligero tono floral dulce. Las notas florales quedan en Huberta en un segundo plano siendo el dúo Fresia-Lavanda quien domina todo durante la primera hora de vida, que es cuando la madera de oud se deja sentir y aploma en cierto modo la rebelión de las notas empolvadas.

Mientras tanto, Shuhrah de partida ofrece tonos verdes de hoja de tomatera y se dirige hacia unos tonos de rosa más nítidos, de mayor calidad y que se perciben muy bien. La Fresia aquí no es tan agresiva y se acompaña muy bien por esos tonos verdes y un ligero tono cítrico de bergamota que le dan un carácter más sosegado y fresco que a Huberta. Aunque también es bastante empolvada de salida, aquí al menos deja pasar la luz a través suya permitiendo el brillo del resto de notas. Su salida es menos intensa que la de Huberta. Si ésta proyecta de salida unos dos metros sin problema digamos que Shuhrah se queda en torno al metro y medio, se percibe sensiblemente menos intensa, algo que se agradece. Como bien decía un anuncio de neumáticos hace años, “la potencia sin control, no sirve de nada”. Shuhrah se va a ir percibiendo ligeramente amaderada al fondo  y según se aproxima a la hora va a dejar asomar unos ricos matices de jazmín que le van a dar luminosidad, un tono ligeramente dulce y más fresco que a Huberta, que se sigue manteniendo en su carácter empolvado poco nítido de notas y, aunque llegados a la hora va a incorporarse la nota de rosa, no se va a percibir tan clara como ocurría en Shuhrah.

Va a ser a partir de la hora y cuarto aproximadamente cuando se empieza a percibir un cambio en el concepto olfativo de Huberta dejando paso a tonos de lirio de los valles que se mezclan con la rosa para ir asentando un poco los matices empolvados de la lavanda y el empuje de la Fresia, una flor que ahora en Shuhrah deja percibir claramente sus ricos tonos dulces y afrutados, algo que en Huberta aún no hemos podido experimentar.

Shuhrarh nos deja en este camino hacia la segunda hora unos preciosos matices dulces, afrutados y florales luminosos gracias a esa combinación rosa-fresia-jazmín con tonos amaderados suaves de sándalo al fondo.

Huberta en este camino sigue siendo mas tosca que Shuhrah, sigue manteniendo los tonos empolvados florales dulces poco definidos pero algo más frescos y limpios, a flores silvestres, que al inicio. El ejercicio del dúo rosa-lirio de los valles va dejando su efecto en el transcurrir de la fragancia y va dotándola de esa nueva vertiente mucho más agradable a nuestra nariz, pero siguen dominando los tonos empolvados de la lavanda y se acrecenta el empuje del oud.

Alcanzada la segunda hora la lavanda va cediendo intensidad en Huberta dejando paso a los primeros tonos amaderados de madera de gaiac, que son los más aromáticos y se unen al oud sosteniendo aún a la rosa y el lirio de los valles. Los tonos atalcados van quedando suaves al fondo. Este oud lleva asociados matices ligeramente acuerados. Mientras, en Shuhrah, el oud empieza a asomar junto a unos ligeros tonos almizclados de fondo. Las maderas de sándalo y cedro mantienen el peso de la fragancia junto a suaves tonos de jazmín y una rosa muy débil al fondo. La fragancia se va percibiendo más limpia y jabonosa. Estos tonos van subiendo lentamente a la vez que comienzan a asomar algunos leves matices de cuero.

Caminando hacia la tercera hora Huberta se siente más ahumada, fuertemente amaderada con maderas viejas, resinosas y un fondo floral empolvado. Mientras Shuhrarh sigue suave, limpia y jabonosa, fuertemente almizclada con un toque acuerado y el oud muy al fondo. Se percibe un ligero tono de incienso también.

Alrededor de la cuarta hora Shuhrah va apagando sus tonos para dejar paso a un musgo de roble muy intenso mientras que Huberta mantiene unos poderosos tonos amaderados con un fondo ligeramente floral y comienza a subir el pachuli que se va a ir haciendo dominante hacia la quinta hora. Los tonos amaderados comienzan a bajar intensidad para desembocar en una fragancia dominada por el pachuli, maderas en tono intermedio y fondo floral con matices aún de Fresia y lavanda. Shuhrah evoluciona hacia una fragancia netamente de musgo de roble con esos tonos tan característicos y se va tornando ambarada. Con estos tonos de musgo y ámbar se dirige hacia su final mientras que Huberta lo va a hacer con sus tonos florales amaderados y pachuli. Shuhrah en su final es algo más luminosa, fresca gracias al ámbar que adorna al musgo de roble mientras Huberta sigue hasta el final con sus tonos amaderados con tonos de pachuli y un poquito floral.

La longevidad, al igual que la proyección, son mayores en Huberta. De salida proyecta en torno al medio y medio a dos metros Huberta para reducirse a la hora notablemente pero sigue siendo intensa. Shuhrah proyecta de salida alrededor del metro a metro y media y a la hora también se ha reducido bastante. Alrededor de la segunda hora su proyección queda hacia el medio metro, quizá algo menos en Shuhrah y hacia las tres horas están a ras de piel. En su longevidad ambas superan sin problema las 12 horas en mi piel pero mostrándose muy débiles y pegadas a la piel a partir de la octava a novena hora. Después queda un tono que hay que pegar la nariz a la piel para olerlo y que se mantiene el rastro hasta el día siguiente, en el caso de Shuhrah un rastro de musgo de roble y en el de Huberta, amaderado con fondo floral. Siempre un poquito más perceptible en Huberta pero sin grandes diferencias. Fragancias que aunque son anunciadas como masculinas yo las encuentro totalmente unisex e incluso, en el caso de Huberta, en algunas fases más femenina que masculina. No son fragancias para todo el mundo, hay mucha gente que las adora pero son tantas como quienes las detestan. En el caso de Shuhrah sus tonos son un poquito más próximos a las tendencias occidentales lo que la hace más llevadera y “amable”, creo que va a gustar a más gente y es un poquito más masculina que Huberta. Su rango de edad yo lo ubicaría por encima de los treinta, no me imagino a alguien más jóven llevándolas y válidas tanto para día como para noche y no les encuentro un tipo de vestimenta con la que asociarlas, por lo que pienso que cualquiera podría irle bien excepto la sport. Para ir al gimnasio creo que son demasiado explosivas y a alguno le podrían prohibir la entrada con ella, pues con el sudor, la mezcla puede ser mortal. Su precio, estupendo, fragancias superbaratas ambas, algo más Huberta, pero muy bien las dos. No la veo generadoras de cumplidos ni conquistadoras, sino para disfrute personal o mostrarse llamativos ante los demás ya que su olor es desconocido para la gran mayoría a la vez que pesado. Y esto es todo, solo añadir que yo personalmente si tuviese que elegir una sola, me quedaría con Shuhrah, me gusta más.