Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Gucci Guilty Absolute

Gucci Guilty Absolute

Puedes comprarla AQUI.

Gucci Guilty Absolute

GUCCI GUILTY ABSOLUTE

Una fragancia de la familia oriental amaderada creada en 2007 por Alberto Morillas que nos ofrece unas notas de SALIDA de cuero, unas notas de CORAZON de ciprés y pachuli y unas notas de FONDO de notas amaderadas y vetiver.

Pese a estar considerada como oriental amaderada, yo no le encuentro el lado oriental y sí en cambio mucho cuero, un cuero que llena de salida todo el conjunto con su intensidad con un fondo amaderado, y al cabo de unos minutos se van percibiendo un ligero matiz atalcado y resinoso.

Ese punto resinoso le proviene del ciprés, una nota amaderada seca, leñoso, intensa y oscura con tonos ahumados que se van introduciendo poco a poco en la fragancia.

Ese olor resinoso de los taninos que curten el cuero unido a los matices también resinosos del ciprés conforman una nube de aromas muy intensos que invaden la nariz y que impiden que se aprecien con nitidez otros matices. Alcanzados los quince primeros minutos de vida de la fragancia se perciben ligeros tonos de pachuli, poco apreciables de momento hasta que alrededor de la media hora los tonos de cuero y ciprés se relajan en parte y se asientan permitiendo que ese pachuli se vaya abriendo paso entre esos aromas tan rotundos y empieze a aportar sus matices ligeramente verdes, húmedos, terrosos y amaderados a la vez que un ligero tono dulce de fondo.

Alcanzada la hora, la fragancia se ha tornado más tranquila, se han suavizado bastante los tonos fuertes y su proyección decae algo, el pachuli se erige como una nota bastante perceptible que se eleva con rotundidad sobre las demás notas mientras que el cuero y el ciprés bajan algo en intensidad. Hacia la hora y media se precibe más amaderada manteniendo un buen tono de pachuli y un fondo de cuero y ciprés que siguen aportando tonos resinosos, ahumados y acuerados ya más suaves.

Es alrededor de la segunda hora cuando empiezan a atisbarse uno sligeros matices frescos, verdosos y casi cítricos debido a la aparición de la nota de vetiver que se va incorporando poco a poco al conjunto.

Hacia las dos horas y media continúa manteniendo los mismos tonos: vetiver, pachuli, cuero y ciprés con maderas, todas las notas a un nivel de potencia bastante similar conformando un conjunto equilibrado y bastante homogéneo.

A las tres horas el vetiver domina sobre el resto de notas, un vetiver intenso, fresco, con matices cítricos que deja bajo su manto al pachuli, en un segundo plano y al fondo al resto de notas. Su proyección en este punto se percibe a unos 30 cm. aproximadamente.

La fragancia se mantiene con tonos prácticamente invariables hasta la quinta hora donde ya el vetiver ha bajado considerablemente y el pachuli se asienta al fondo repuntando nuevamente los tonos de cuero y ciprés que parece revitalizarse en este punto revelándose ante las otras notas e imponiendo nuevamente sus tonos recios, resinosos, acuerados y ahumados. Los tonos amaderados siguen envolviendo el conjunto suavemente.

Al llegar a la sexta hora su proyección ya ha bajado a unos 5 a 10 cm. de la piel, ya ha iniciado un manifiesto declive que va a llevarla irremediablemente a su final, un hecho que va a producirse en torno a las 11-12 horas en mi piel. En su decrecer ya no se van a producir grandes cambios sino que va a mantener sus tonos prácticamente invariables, solo ligeras variaciones de intensidad entre notas que no van a suponer ningún detalle importante.

Su proyección de salida va a estar en torno al metro y medio para reducirse como a un metro antes de llegar a la hora de vida, y desde ahì inicia un suave decrecimiento en su intensidad hasta situarse en unos 30 cm. al llegar a la tercera hora, y quedarse entre unos 5 a 10 cm. a la sexta hora, a partir de ahí se reduce ya a ras de piel.

Una fragancia radical, muy masculina, elegante, con clase y para personas de fuerte personalidad, no es para los más jóvenes y pide acompañarla de un traje o una vestimenta elegante, ideal para la noche pero que se defiende bien durante el día en eventos importantes, una fragancia del corte de Fahrenheit de Dior y otras de cuero potente (sin parecerse aromáticamente, si que mantiene la esencia de fragancias del estilo de La Yuqawam de Rasasi, Acqua di Parma Leather, etc.) un cuero fuerte, de tipo ruso, curtido con resinas muy intensas y que gusta mucho a los amantes del cuero. Ideal para climas frescos y fríos. Desgraciadamente ha sido descontinuada pero aún se puede encontrar facilmente. Una compra muy recomendable, de muy buena calidad, con tonos que se apartan de lo convencional tan repetido entre las fragancias más comerciales y que según dicen, es la fragancia firma que utiliza habitualmente su creador, Alberto Morillas. Si te gustan los aromas fuertes y en concreto el cuero, es una creación muy a tener en cuenta.