Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Flower by Kenzo

Flower by Kenzo

PUEDES COMPRARLA AQUI: BRASTY o AQUI: NOTINO

Flower by Kenzo

Fragancia creada por Alberto Morillas en el año 2000 para Kenzo Takada, perteneciente a la familia oriental floral.

Kenzo encarga a Alberto Morillas una fragancia que represente a la flor fetiche del diseñador japonés: la amapola. Una fragancia que represente la fuerza y la fragilidad de esta flor y su espíritu salvaje e imprevisible, capaz de nacer en los lugares más inhóspitos y totalmente sola. Alberto Morillas pone olor a una flor sin olor.
PIRAMIDE OLFATIVA:
Rosa Búlgara, casia y espino blanco, Pimienta rosa.
Violeta de Parma, jazmín
Vainilla Bourbon, almizcle blanco.
Su salida está conformada por una impresionante Rosa de Bulgaria poderosa, empolvada con un carácter majestuoso que invade todo el espacio, adornada en su fondo por un ligero toque cítrico de mandarina y una evolución que se complementa con la aparición de un tono especiado de pimienta rosa que redondea el carácter de esta rosa. Hacia el cuarto de hora le va invadiendo de un tono cremoso ligeramente dulce que le aporta la nota de jazmín que se eleva a la zona alta de la fragancia mezclándose con la rosa. Se aprecian matices florales suaves de flores blancas muy empolvados, un tono semi resinoso y dulce y ligeramente amaderado a sándalo procedente del espino blanco, un aroma que recreó por primera vez Guerlain ya que es imposible obtener un aceite esencial directamente de la planta. Se obtiene a partir de un aldehído llamado anísico. En su camino hacia la hora nos va ofrecer este conjunto de rosa, jazmín, pimienta rosa y alcanzando esta primera hora de vida se suma al tono general la nota de violeta de Parma, una violeta espectacularmente atalcada que varía el conjunto imponiéndose al tono poderoso de rosa haciendo que ésta pierda parte de su protagonismo y vaya disminuyendo su presencia pero situándose en un segundo plano, no desaparece. El tono dominante se va girando hacia un tono altamente empolvado que nos recuerda claramente a los típicos polvos de talco, en esta fase tenemos algo de rosa, que deja tonos empolvados, espino blanco que también nos deja tonalidades en esa dirección, la violeta de Parma, tremendamente empolvada, los matices densos del jazmín, la casia que deja tonos de canela y la unión de todos estos tonos nos lleva a esa tonalidad que pareciera enteramente que nos hubiésemos bañado en talco y se va haciendo cada vez más clara esta tonalidad a partir de la hora y media.
A partir de las dos horas queda un tono dominante de jazmín con fondo amaderado del espino blanco, tonos de rosa y violeta suaves, atalcados y un fondo almizclado que se va sumando al conjunto, un almizcle que deja matices a piel limpia muy agradables.
En el tránsito hacia la tercera hora va cediendo en los matices de rosa y violeta permaneciendo el jazmín con los tonos almizclados dominando sobre el fondo amaderado y rebasada la tercera hora se incorporan tonos de incienso suaves que van dotando a la fragancia de un carácter más ahumado y oscuro. El conjunto jazmín, almizcle e incienso con el tono de sándalo y rastros de rosa y violeta al fondo se extiende hasta la cuarta hora sin variaciones.
De la cuarta a la quinta hora se va relajando, los tonos florales van perdiendo intensidad, queda algún matiz aún amaderado y el almizcle mantiene el tono de la fragancia. el incienso se torna ya muy débil.
De la quinta a la sexta horas mantiene los mismos tonos y comienza a aparecer un fondo avainillado. De aquí en adelante la vainilla va poco a poco reemplazando al resto de notas en la zona alta de la fragancia quedando el almizcle en un tono intermedio con el tono floral que va cediendo y el incienso va tendiendo a desaparecer y al llegar a la séptima hora se ha convertido en una fragancia de tonos dulces y avainillados nítidos. El siguiente paso es la decadencia de todas las notas excepto la vainilla que va a quedar como nota única antes de llegar a la octava hora y así va a quedar ya hasta el final. Este final se va a producir en mi piel más allá de las veinte horas, casi un dia completo, un rendimiento excelente para este eau de parfum.

Fragancia tierna y romántica, aterciopelada cuando se mezcla con el jazmín. Para destacar con clase y elegancia pero con mesura, tiene el punto justo entre lo discreto y lo llamativo. Atractiva y seductora. Muy duradera, proyecta de salida en torno al metro o metro y medio y queda a ras de piel más allá de la cuarta hora.

Gran creación que para mí es totalmente unisex, ligeramente más femenino que masculino las dos primeras horas pero muy equilibrado después. Fragancia elegante sin estridencias, con un tono sutil y distinguido precioso. Rendimiento excelente tanto en día como noche, ideal para climas templados y fríos, otoño e invierno y primeras fases de la primavera. Pesada para verano desde mi punto de vista, ideal para el día a día, como fragancia firma, tanto para la oficina como una cita, una reunión o un evento que no requiera de mucha etiqueta. La veo idónea para edades a partir de los 25-30 años en adelante. Muy agradable al olfato masculino, seductora y deja impacto olfativo. Buena adquisición.