Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Eau Sauvage Dior edt

Eau Sauvage Dior

Puedes comprarla AQUI.

Eau Sauvage Dior eau de toilette

EAU SAUVAGE DIOR EDT

Fragancia superclásica que no por ello pasa de moda, un aroma completísimo en su abanico de notas que incluye matices cítricos, especiados, aromáticos, ambarados, amaderados, almizclados, de una complejidad olfativa tremenda y una calidad inmensa.

Lanzada al mercado en 1.966, es decir, con 53 años a sus espalda, aún sigue en el candelero haciendo las delicias de todo tipo de público. Esta creación pertenece a Edmond Roudnitska y presenta unas notas de
SALIDA: romero, alcaravea, notas afrutadas, albahaca, bergamota y limón.
CORAZON: cilantro, clavel, sándalo, pachulí, raíz de lirio, jazmín y rosa.
FONDO: Ambar, almizcle, musgo de roble y vetiver.

Parte con una salida muy cítrica y aromática de bergamota, limón y romero a la que se van incorporando sucesivamente, la alcaravea (una especia de la familia del comino pero con unos matices más anisados), unas notas afrutadas poco perceptibles y la albahaca que refuerza el tono aromático y el conjunto se va a mantener hasta más allá de la media hora de vida.
Superada esa MEDIA HORA empieza a asomar un suave cilantro que potencia el tono herbal aromático, pocos minutos después un suave tono de clavel va dando un toque ligeramente floral para llegar al sándalo hacia la hora de vida. REBASANDO LA HORA de vida lo más perceptible es un sándalo que se ha asentado con unos tonos amaderados cálidos, muy ricos que se mezclan con el tono aromático herbal ligeramente especiado y con los matices que nos deja el cilantro y un ligero tono floral suave. Hacia la HORA Y MEDIA aparecen nuevas notas florales y un ligero tono de pachuli, la raíz de iris, el almizcle y la rosa son notas que pasan de puntillas por la fragancia, prácticamente imperceptibles y siendo el jazmín la nota floral con más presencia. No obstante todas estas notas flores conforman un conjunto homogéneo sin destacan unas sobre otras. En este punto, cumplida la SEGUNDA HORA,tenemos una fragancia con una base aromática herbal levemente especiada donde el cilantro se percibe bastante claro y con tonos florales muy suaves y sobre esta base se posa una capa intensa de sándalo.
Hacia las DOS HORAS Y MEDIA se incorpora el pachuli, aportando nuevos tonos aromáticos, amaderados, terrosos y verdes. Avanzando hacia las TRES HORAS es el ámbar, un tono ligeramente denso y dulce el que se incorpora pero también es una nota que hay que buscar en el fondo de la fragancia, mínimamente perceptible. Se empiezan a percibir algunos matices de almizcle, muy suaves, al fondo de la fragancia dejando un leve punto a limpio, minimamente jabonoso.

A las TRES HORAS Y MEDIA domina la fragancia un rico vetiver fresco, luminoso, ligeramente cítrico, ligeramente verde, un puntito terroso, amaderado,con algunos leves matices de musgo de roble y un poquito de almizcle. Los tono ambarados casi han desaparecido, apenas se perciben.

A las CUATRO HORAS se va configurando el bloque final de notas que van a conducir la fragancia en esta última fase y no son otras que el musgo de roble y el vetiver. El resto de notas desaparecen poco a poco.

A las CINCO HORAS tenemos un musgo de roble en decadencia con un vetiver espléndido que sigue aportando esos tonos ligeramente cítricos, amaderados y verdosos que nos devuelven el aire fresco inicial de la fragancia, inicia muy fresca y muere con la misma concepción aromática. Ese musgo de roble desaparece ya en el tránsito hacia la SEXTA HORA donde ya se queda prácticamente solo el vetiver con un ligero tono cítrico herbal de fondo muy muy tenue que va perdiendo paulatinamente intensidad hasta desaparecer. Hasta la sexta hora se percibe a ras de piel pero de aquí en adelante ya hay que rastrear con la nariz para buscarla y según el tipo de piel se puede percibir incluso alguna hora más, hasta la séptima u octava en las pieles más grasas como la mía, pero generalmente más allá de la sexta ya es casi imperceptible.
Longevidad: Entre 6 y 7 horas
Proyección de un metro aproximadamente la primera hora, luego desciende bastante, a la segunda hora llega a unos 20 o 30 cm y se mantiene así otra hora más para después ir bajando a ras de piel.
Fragancia muy fresca, limpia y riquísima de portar, con un cierto aire clásico lógico por otra parte, no da sensación de viejo. Para climas cálidos, primavera y verano, preferentemente de día y para cualquier vestimenta, no le encuentro límite de edad aunque quizá los más jóvenes no se sientan demasiado cómodos con este tipo de aroma. Una fragancia eterna que nunca pasará de moda, es el típico aroma al que queremos oler siempre al salir de la ducha. Super agradable, del gusto femenino y generadora de cumplidos sobre todo en edades más avanzadas. Un imprescincible en cualquier colección.