Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Dior Homme Cologne

Dior Homme Cologne

Dior Homme Cologne

DIOR HOMME COLOGNE


Creada en 2013 por François Demachy, perteneciente a la familia cítrica
aromática.
Notas de salida: Bergamota de Calabria.
Corazón: Flor de Pomelo de Marruecos.
Fondo: Almizcle blanco.

Salida supercítrica de una bergamota tremendamente espectacular con
tonos de corteza que presentan matices próximos al pomelo, la
bergamota más potente que he olido hasta ahora: nítida, poderosa y
rotunda. A los pocos segundos va adquiriendo un tono cremoso y algunos
minutos después de la salida se le van incorporando al fondo unos tonos
florales muy parecidos al jazmín y a la flor de azahar del naranjo: se trata
de la flor del pomelo. Esta flor deja matices cremosos, cítricos, cerosos y
semidulces. Esta cremosidad de la fragancia es debida, además de los
tonos de la flor del pomelo, a los tonos del almizcle, que también aportan
ese aura algodonosa, atalcada y limpia. Con esta conjunción de todos
camina hacia la hora donde, según se atisba su llegada, los tonos cítricos
de la bergamota van cediendo paso en intensidad a los tonos de la flor del
pomelo. Llegados a este punto, la fragancia es de carácter floral suave, a
flores blancas semidulces, con fondo cítrico, sedoso y limpio y un ligero
tono empolvado suave. No experimenta variaciones significativas hasta
alcanzar las dos horas y media aproximadamente donde es el almizcle la
nota que ofrece una subida de intensidad para situarse en lo más alto de
la fragancia quedando por debajo en un plano intermedio la flor de
pomelo y al fondo, muy sutil ya, los tonos cítricos. De aquí hasta el final,
no va a experimentar apenas variaciones, es una fragancia de poco
desarrollo olfativo donde lo que sí vamos a experimentar son vaivenes de
intensidad, como una montaña rusa con subidas y bajadas repentinas.
Entre las dos horas y media y las tres horas hay una fase de valle donde
parece que no se percibe, pero pienso que es más un efecto de nuestra
saturación nasal o bien que el tamaño de las moléculas sea tan pequeño
que se filtren entre la membrana nasal y, al igual que ocurre con el iso e
super, por momentos dejamos de percibirlo. No sé si el momento en que
esto ocurre llega en el mismo punto de desarrollo a todas las narices o

varía de unas a otras, pero sí que a lo largo de su vida ocurre varias veces.
Muchos pensaréis, como me ocurrió a mi, que se había ido, quedándome
perplejo por su escasa duración pero, viendo que Dior en su página hace
alarde de una buena longevidad en esta fragancia, continué probando
hasta descubrir este hecho.
Rebasadas las 3 horas, la fragancia vuelve a emerger y se percibe
nítidamente de nuevo con sus tonos limpios, a piel recién salida de la
ducha, con fondo floral y cítrico. Así continúa invariable y a las seis horas
volvió a desaparecer para reaparecer de nuevo pasados un intervalo de
tiempo sin percibirla entre unos 15 y 30 minutos. Parecía que había un
suave resto almizclado pegado a la piel pero tan suave que me hacía
dudar. Hacia la octava hora vuelve a ocurrir nuevamente y así va
transcurriendo. Al llegar a la undécima hora vuelvo a percibirla claramente
proyectando incluso algunos centímetros con ese tono característico y
percibiendo más nítidos los tonos cítricos ligeramente dulces. Más allá de
las 12 horas es cuando dejé de percibirla definitivamente.
Una fragancia difícil de analizar y evaluar, ya que la percepción de la
misma va a variar mucho de unas personas a otras y de unas pieles a
otras. Como solo me puedo atener a mi experiencia propia, y tras varias
pruebas a lo largo de la semana, su longevidad total pese a esos vaivenes,
la puedo dejar en torno a las 12 horas, aunque a algunos os va a parecer
exagerado, en mi piel se ha comportado así.
Su proyección es media, de salida en torno al metro y medio
aproximadamente, a la media hora proyecta en torno al medio metro y a
partir de ahí mantiene esa proyección hasta las dos horas y media mas o
menos y después decae su proyección para quedarse en torno a unos 5-10
cm. y lo va a estar manteniendo con subidas y bajadas hasta las 12 horas
aproximadamente, es como una película pegada a la piel con una leve
proyección durante muchas horas.
Una fragancia de comportamiento errático pero muy gustosa de oler,
puros cítricos con clase, elegancia y calidad. Es el complemento ideal para
una camisa blanca pareciendo que estuvieran hechas la una para la otra.
Ideal para primavera y verano, climas templados y cálidos, aunque en el
dia en pleno verano con muy altas temperaturas baja algo su rendimiento.
Preferentemente para el día pero no desentona en las noches de verano
cuando salimos arreglados pero sin necesidad de ir elegantes aunque

también. Para una fiesta nocturna al aire libre con camisa blanca, ideal.
Sexy, conquistadora con ese tono a piel limpia que tanto atrae, para
aquellos que gustáis de los cumplidos, ésta es una buena fragancia que los
va a proporcionar. Ideal para distancias cortas que es donde despliega sus
armas de seducción. Para cualquier edad, solo requiere de llevar el ánimo
de transmitir clase con un punto de elegancia. Muy buena calidad de
notas, una fragancia que me ha gustado mucho y con un precio no
excesivamente alto para ser Dior.