Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Aigner Nº 1 Red

Aigner Nº1 Red
Reseña Aigner Nº1 Red

AIGNER Nº1 RED 

Notas de SALIDA: Ajenjo, bergamota, hojas de cedro y pimienta.

Notas de CORAZON: canela, geranio y jengibre.

Notas de FONDO: almizcle, cedro, incienso, ládano, oud, sándalo y vetiver.

Salida muy verde y cítrica, riquísima bergamota. Se mezclan en un magnífico tono fresco el ajenjo, con unos tonos aromáticos muy intensos y penetrantes, las hojas de cedro y la bergamota para poco después incorporarse un tono especiado de pimienta que a los 15 minutos se torna más empolvado por la aparición de la canela. Se asientas los tonos verdes formando una base aromática muy agradable y sobre ella discurren los tonos de pimienta y canela, un suave tono floral de geranio y a partir de los veinte minutos asoma el tono picante y vigorizante  del genjibre. La bergamota ya desaparece. Acercándose a la media hora aparece un leve matiz cremoso. En el siguiente intervalo de una hora no hay grandes cambios, los tonos verdes quedan débiles como base de fondo y la pimienta, la canela y el geranio bajan de intensidad dejando al jengibre con el almizcle llevando el peso hasta la hora y media.

A la hora y media sigue manteniendo la misma base verde especiada con los tonos almizclados que dejan un aura limpia, algo amaderado, levemente dulce e inciensado pero poco potente, gracias a la inclusión del cedro y el incienso y el suave tono dulce gracias al ládano. Alrededor de la dos horas se torna más amaderada por efecto del sándalo y un leve toque de oud que le da un cierto empuje desde el fondo y un apunte más oscuro pero es tan suave que no se hace notorio. La nota más persistente sigue siendo el jengibre con las maderas apoyando y un tono verdoso de fondo. Aquí las maderas se hacen más intensas. El tono de fondo va a perder los tonos verdes y va a quedar una base especiada almizclada suave con tonos amaderados y un punto de incienso suave. El toque de oud y el dulce de ládano quedan muy al fondo. La fragancia en este punto ya se ha debilitado mucho y está muy a ras de piel, no proyecta nada.

A las 4 horas el tono de oud sube de intensidad así como el del incienso. Entre la cuarta y la sexta horas, la fragancia queda conformada por un fondo amaderado sobre el que se asienta un tono de incienso y oud, que va a ir recibiendo el aporte de vetiver, el ládano se siente revitalizado durante un corto período. Más allá de la sexta hora, se nos queda una mezcla de oud, sándalo y vetiver. Que desde aquí y hasta su desaparición ya no va a variar más, sólo se va a ir debilitando hasta la octava hora en que desaparece.

Longevidad entre 6 y 8 horas, proyecta 1m de salida la primera hora y luego empieza a decaer para quedar a ras de piel al llegar a la cuarta hora, va decreciendo muy paulatinamente, poquito a poco. Se encuentra en el estilo de fragancias de Eau de Cartier concentrée por ejemplo, pero con un giro diferente, más ácida y verde. De salida el ajenjo da un golpe tremendo a la nariz, intenso y penetrante, próximo a matices metálicos pero sin llegar a ellos, en su fase media toma el relevo el jengibre, que sigue en la misma línea de tonos aromáticos intensos, picantes y penetrantes para llegar en un tono más relajado a su secado en base a las maderas y un toque suave de incienso, ládano y oud  a los que acompaña un vetiver discreto que aporta un ligero toque boscoso al final de la fragancia.

Una buena fragancia para primavera y verano, sin grandes pretensiones pero aromáticamente muy agradable que gusta llevar, ideal para el día y que admite cualquier tipo de vestimenta. Válida para cualquier edad y más orientada a un público masculino. Muy económica.