Aromas y Perfumes

Reseñas de perfumes masculinos

Agua fresca de vetiver

Agua fresca de Vetiver

AGUA FRESCA DE VETIVER, ADOLFO DOMINGUEZ
Lanzada a principios de siglo, pertenece a la familia aromática y para mí, aromática amaderada.
Con un precio en torno a los 20-25€ el frasco de 120 ml, es una muy buena opción para el dia a dia, muy fresca y aromática, ideal para primavera y verano. A partir de los 30 años y acepta cualquier vestimenta, exclusivamente para el día. No es muy generadora de cumplidos pero huele bien, no molesta a nadie y es ideal para la oficina.

NOTAS:
SALIDA: Bergamota, mandarina, neroli (Huele a azahar, hojas verdes y especias; con un carácter meloso y ligeramente metálico).
CORAZON: ruibarbo (mezcla de notas cítricas, afrutadas, florales y vegetales), lavanda
FONDO: raíz de vetiver, notas amaderadas

(El ruibarbo no es una materia prima en sí misma, no podemos obtener ninguna esencia de esta planta. Sin embargo, es utilizado por los perfumistas como fuente de inspiración. Cuando vemos acordes olfativos de ruibarbo en perfumería es gracias a la maestría de los perfumistas. Mezclan diferentes ingredientes para crear fragancias cautivadoras).

Apertura cítrica intensa de bergamota y mandarina a la que se incorpora a los dos minutos la nota de nerolí que le aporta un tono ligeramente floral, verde y especiado, casi dulce sin llegar a serlo y ligeramente metálico, Acto seguido empieza a emerger la lavanda que irrumpe fuerte pero se relaja en poco tiempo quedando suave. Tras ella, como a los 5 minutos, irrumpe también la nota de ruibarbo que mantiene los tonos cítricos, ligeramente florales y verdes de la fragancia, y junto a ella la nota de raíz de vetiver, también intensa, terrosa y húmeda. A partir de aquí se se empieza a tornar especiada, verde y ligeramente floral prueba inequivoca del buen aporte del nerolí que se va imponiendo como una de las notas principales junto a la raíz de vetiver, bien acompañadas por el ruibarbo y los cítricos ya más suaves. Fresca, aromática, verde, terrosa, especiada… son los tonos dominantes en este momento, los cítricos y el ruibarbo sostienen el fondo de la fragancia. muestra al llegar a los 15 minutos mas o menos aparece un tono jabonoso, a limpio. Aunque entre sus notas no aparece declarada la nota de almizcle, pero sí que tiene un tono similar, o lo lleva o la mezcla de notas lo simulan, pero da la sensación de llevarlo.
Desde este punto la fragancia muestra un tono que me encanta, verde, especiado, jabonoso, lavanda, los cítricos se van perdiendo y los tonos florales caen bastante, el vetiver irradia toda su intensidad apoyado por el nerolí y la lavanda, sigue manteniendo el tono verdoso y especiado, limpio y fresco.
A los 30 minutos empiezan a aparecer las notas amaderadas. Desde aquí nos encontramos un fondo fresco y amable de ruibarbo, un vetiver un poco más relajado y unas maderas que se van asentando sin mostrar aún mucha intensidad, el nerolí ha bajado ya mucho su intensidad quedando como una nota más al fondo, los tonos verdes se mantienen en parte gracias al vetiver y en parte, al ruibarbo, aún se percibe el tono especiado y el fondo terroso. A los 45 minutos se queda a ras de piel, venía con un proyección más bien baja, la primera media hora escasamente un metro y empieza a partir de ahí a decaer .
Al llegar a la hora ya nos quedamos solo con el vetiver y las notas amaderadas. El vetiver en esta fragancia es una nota brillantísima, sin mostrar la intensidad y el poder de otros vetiver como el de guerlain o encre noir, aquí destaca de manera espléndida cargando con el peso de la fragancia durante toda la vida útil de la misma, aportando unos tonos ligeramente cítricos, verdes, terrosos y amaderados espléndidos. Las maderas aportan consistencia a este vetiver pero sin eclipsarlo en ningún momento. Desde aquí el resto de notas desaparecen ya.
Desde aquí ya lo que nos queda por delante no ofrece más variaciones, la fragancia sigue igual hasta el final.